Naturaleza helada

La ecologia domestica y la naturaleza estan  intimamente relacionados. Por eso he decidido compartir con vosotros este relato, este pensamiento libre lanzado al aire:

Los árboles del cercano parque mecían al creciente viento sus desnudas ramas. El cielo se teñía de gris en un ritmo cauteloso pero firme. El estanque quedó vacío de patos y las palomas se refugiaban en las cornisas de los bellos decimonónicos edificios que rodeaban al parque. Un pequeño columpio se movía de forma aleatoria sin niño que lo disfrutase, ni madre que le empujara.

Rómulo paseaba despacio, sin importarle que la lluvia le cogiese por la calle sin paraguas. Las manos guarnecidas dentro de los bolsillos de la cazadora, de la que salía un abrigado gorro de lana color naranja que igualmente le cubría la cabeza. Las calles estaban desiertas en aquella sobremesa de sábado festivo, el fin de semana prometía soledad y tristeza.  Una inofensiva desesperación silenciosa se iba apoderando de él, igual que la oscuridad se apoderaba de la sonrisa de las gárgolas de la catedral bajo la cual se desplazaba sin rumbo fijo.

Laura le dejó hacía tres meses tras cuatro años de relación. Aun no lo había superado aunque entendía que era lo mejor; pues tal autodestructiva relación estuvo a punto de anularle como persona. Desde entonces había tenido solo unos pocos escarceos amorosos decepcionantes. Laura fue como una droga de la que ya se sabía casi rehabilitado. La había intentado buscar en la cama de algunas mujeres, encontrando solo su sombra en una inquietante desesperación.

Llegó a creer que sería incapaz de amar el sexo de ninguna otra mujer en lo que le quedara de vida.

El paseo le llevó al barrio judío. No recordaba ya lo mucho que le gustaba perderse entre aquellas callejuelas de piedra con olor a humedad. La autenticidad de su ciudad natal siempre había estado allí, enfrentándose con los rascacielos impersonales de la gran ciudad, donde ejercía una carrera brillante de abogado, a pesar de sus escasos treinta y un años de edad.

Se alegraba de estar pasando unos días en su ciudad, en su casa. Pero, triste de él, el motivo fue el entierro de su padre dos días atrás. Pensaba descansar unos días junto a su madre; la única persona que ya le quedaba en la vida.

Se sumergió en sus pensamientos a la vez que lo hacía en las entrañas laberínticas del barrio. Recordaba que cuando era pequeño lo que más miedo le daba era pensar  que su padre muriera. Aquel pensamiento le aterrorizó durante mucho tiempo. Ahora no sentía dolor, no sentía nada. No más tristeza de la que sentía cada día al levantarse desde hacía años, motivo por el cual le abandonó Laura.

Solo se le daba bien ser abogado.

El estruendo lejano de un trueno le sacó de sus pensamientos. Miró al cielo, la oscuridad de aquel apocalíptico día traería aun antes la noche de aquel frío y desolador otoño. Frunció el ceño, le pareció ver una gárgola de la catedral volando entre las nubes; cuerpo de ave y mamífero, cara de diablo. Un extraño y agradable escalofrío le recorrió la espalda. Miró alrededor. El barrio judío estaba desierto, como si a las personas se las hubiera tragado la tierra. Resolvió que sería mejor estar en casa antes de que la tormenta estuviera sobre la ciudad.

Salió del barrio y recorrió algunas calles y avenidas mínimamente transitadas. Le agradó saber que no había acabado el mundo, que todavía había seres de su especie a su alrededor.

Empezaba a chispear justo cuando llegó a la puerta de la casa.

Su madre vivía en un barrio de gente adinerada. Los fructíferos negocios del padre permitieron una vida de lujos tanto a su madre como a él. Les gustaba mirar videos xxx por internet. Su madre nunca trabajó, siempre cuidó de su hogar y de su aspecto para estar siempre guapa y atractiva en las muchas comidas y viajes de negocios a los que acompañaba a su marido.

A sus cincuenta y cuatro años, Eva aun conservaba el voluptuoso atractivo que tuvo de joven. Sus caderas anchas y sus muslos algo regordetes y tersos. Su trasero mínimamente amplio, con mas sensualidad que gordura. Generosos pechos naturales con amplios pezones color rosa. Melena rubia de bote que cae a media espalda. Ojos de gata azules, ya arrugados por el tiempo, dando un aire melancólico a su bello rostro.

…o algo así:

La empresa XYZ se fundó en 1971 y ha estado ofreciendo “cosas” de calidad al público desde entonces. Situada en Madrid, XYZ emplea a más de 2.000 personas y hace todo tipo de cosas sorprendentes para la comunidad de Madrid.